Cine e hipertextualidad: el caso de Baz Lurhman.  

por Mariel Ortolanomoulin

La funcionalidad de esta redefinición podría notarse al abordar el análisis de la producción de cierta cinematografía contemporánea. La obra del director australiano Baz Lurhman, uno de los muchos cineastas que recurre al diálogo entre textos en su concepción del lenguaje audiovisual, puede ser un ejemplo adecuado de producción hipertextual.

Formado en disciplinas diversas, como la regie operística, la plástica, la música y la dirección de arte, concibió una trilogía cinematográfica a la que denominó The Red Curtain (“la cortina roja”), a la que él considera una forma de audience participation cinema (“cine con participación de la audiencia”), de la cual forman parte Strictly ballroom (1992), Romeo + Julieta (1996) y Moulin Rouge (2001). Su propuesta estética, abiertamente hipertextual, se caracteriza por el intento, muy brechtiano, por otra parte, y netamente anti-aristotélico, de que el público sea conciente en todo momento de estar mirando una película; es deliberadamente artificioso y quiebra de manera enfática cualquier conexión con el realismo. A esta finalidad contribuye la ruptura del orden natural del relato por medio de planos de pausa, flash-backs muy bruscos y mediante constantes recapitulaciones e inversiones del orden temporal mediante acelerados y ralentís. Desde el tratamiento, ciertos toques de humor distancian al espectador del drama para hacerlo pensar en la construcción del relato.

El distanciamiento emocional conduciría naturalmente al público a reconocer los textos sobre los cuales la obra se articula. Como cineasta netamente posmoderno, Lurhman no es original en la elección de sus temas, sino en el tratamiento que hace de ellos. Los motivos son reelaboración de modelos anteriores: un modelo central en el caso de Romeo y Julieta, varios modelos- literarios, pictóricos, cinematográficos, arquitectónicos- en el caso de Moulin Rouge. En ambas obras se nota la relación hipertextual en tanto reelaboración de un modelo anterior (hipotexto), pero simultáneamente y no menos importante, la alusión constante a múltiples textos que se entrecruzan de manera polifónica.

Un ejemplo de esta concepción son las escenas del baile en la casa de los Capuleto en Romeo y Julieta, con su fusión kitsch de elementos antiguos y modernos.

la traviata

Continúa leyendo Cine e hipertextualidad: el caso de Baz Lurhman.  

Posmodernidad, parodia y Woody Allen

por Mariel Ortolano

Allen moderno y posmoderno

Diagnosticado como el gran narcisista de la prolífica generación de cineastas neoyorkinos que incluye a los grandes Martin Scosese y Francis Ford Coppola, Woody Allen anticipó más que ninguno de sus contemporáneos el aroma de la posmodernidad en el cine. Siempre autorreferencial, su producción más acabada y aclamada se inscribe dentro de los límites de los ochentas, para muchos, la década en que la crisis de los valores de la modernidad se manifiesta en su apogeo y en el inicio de su decadencia.
Continúa leyendo Posmodernidad, parodia y Woody Allen

Genette y la transtextualidad

Para trabajar sobre guiones adaptados (cinematográficos , teatrales y del espectáculo en general ) es necesario detenerse sobre los problemas de la adaptación de los géneros tradicionales (literatura, pintura, música y danza clásica, etc) a los géneros populares (ligados a la cultura de masas y las llamadas artes del espectáculo: cine, televisión, comedia y drama musical, música poplular y sus diversos géneros: jazz, tango, rock, etc).

La mayoría de los críticos coincide hoy en que es muy difícil que una producción cultural (sea o no artística) no remita a otra obra (otro u otros textos; en algunos casos, múltiples textos) ; ese ejercicio es el que Gerard Genette se propuso sistematizar en su ensayo Palimpsestos. La literatura en segundo grado bajo la denominación general de transtextualidad que abarcaría todos los modos con que un texto incluye , remite refiere, etc, a otro u otros textos de manera total o parcial. Les pido que repasen las cinco categorías de transtextualidad:

1- Intertextualidad: inclusión de un fragmento de un texto en otro por cita, alusión o plagio (El caso de Los Simpson es paradigmático; el guión remite constantemente a otros textos -literarios, cinematográficos, pictóricos, etc y además hace referencias extratextuales: introduce la imagen de artistas y políticos que intervienen en la trama ficcional de la serie). El recurso de la cita remite a la reproducción textual de un fragmento sea declarada o no su autoría- Se supone que el lector modelo debería estar consustanciado con los fenómenos culturales a los que refiere una determinada producción. El plagio implica la reproducción de un texto ajeno con mínimas modificaciones (que una nota periodística se titule Crónica de una renuncia anunciada, por ejemplo, establece un diálogo entre el título de la novela de García Márquez y la realidad política circunstancial); la alusión remite de un modo más indirecto al texto que refiere: en El Rey León (Disney) se alude indudablemente al conflicto central de Hamlet de Shakespeare aunque esto no se declara explícitamente. Continúa leyendo Genette y la transtextualidad

¿Qué son los nuevos medios?

Publicado por Lorena Betta

Esta es la pregunta que dispara el trabajo de Lev Manovich en su libro El lenguaje de los nuevos medios para analizar la configuración de la cultura contemporánea con la emergencia de formas de producción, distribución y comunicación mediatizadas por el ordenador. En este abordaje, los nuevos medios son analizados a partir de las convenciones instaladas por medios anteriores como la imprenta, la fotografía y el cine.

Para el autor, no podemos dilucidar las características de los nuevos medios si no volvemos a la ciencia de la computación. Es la historia de la evolución del software a lo largo del siglo XX la que puede explicar la naturaleza de los medios actuales. Para avanzar en esa dirección, Manovich propone cinco principios que estructuran el lenguaje de los nuevos medios.

Según el profesor de University of California de San Diego (UCSD) los nuevos medios son medios programables, sujetos a la variabilidad, representación numérica, transcodificación y automatización. Si bien estas características están presentes en otras producciones culturales y tecnológicas, como el cine, se extienden con el surgimiento de la interfaz gráfica de usuario de las computadoras personales.

Con representación numérica Manovich hace referencia a que los medios se componen de un código numérico. Se pueden describir en términos formales y pueden ser sometidos a manipulación algorítmica. Cualquier pieza de software instalable u online es un ejemplo de representación numérica.

Con la modularidad hace referencia a la estructura fractal de los nuevos medios. La modularidad permite que, los elementos, agrupándose o combinándose de alguna forma puedan, a escala, crear nuevos medios aunque sin necesariamente perder identidad. La Web como un todo ilimitado funciona a partir de una estructura modular.

La modularidad y la representación numérica son condiciones para la automatización. Permiten automatizar algunas operaciones para la creación, manipulación y acceso de los nuevos medios. Cualquier editor de video o imagen y sus instrumentos para crear capas y filtros de alteración podrían ser un ejemplos de automatización. A nivel Web, el lenguaje XML (Extensible Markup Language) que permite crear canales de RSS (Really Simple Syndication) permite automatizar y personalizar contenidos generados por distintas fuentes (modularidad).

La variabilidad. Los nuevos medios están en construcción permanente y se pueden realizar infinitas versiones de ellos. Este principio también está íntimamente ligado a su codificación numérica y a su estructura modular, como asimismo, en otro registro, con la cultura de la remezcla (Lessig, 2008). El principio de variabilidad supone las múltiples variaciones o versiones que puede tener un producto en digital. Ejemplo de esto son los contenidos generados con las aplicaciones Web 2.0. Otros podrían ser un pool de fotografías en Flickr, donde los usuarios actualizan modularmente el estatus del contenido o incluso cualquier artículo de Wikipedia, donde un artículo es una variación permanente.

Por último la transcodificación. “Como los nuevos medios se crean, se distribuyen, se guardan y se archivan en las computadoras, cabe esperar que sea la lógica del ordenador la que influya de manera significativa en la lógica cultural de los medios” . Según Manovich, la nueva cultura del ordenador es una mezcla de significados humanos e informáticos, de modos tradicionales en que la cultura moderna ha modelado el mundo y de los propios mecanismos que tienen las computadoras para ordenarla.

Con todo, el acercamiento de Lev Manovich a los nuevos medios propone definiciones ligadas a la arquitectura de procesamiento posible de la información y a las combinaciones narrativas de las bases de datos. El autor profundiza esta perspectiva en su último libro Software Takes Command.

Por otro lado, desde un enfoque más semiótico está Carlos Scolari y su libro Hipermediaciones , quien traza un mapa de las definiciones sobre nuevos medios que plantea Manovich y otros analistas, y en su intento de definir el objeto de estudio de la comunicación digital interactiva, filtra algunas características sustantivas que diferencian los nuevos medios de los medios tradicionales. Ellas son: digitalización, reticularidad, multimedialidad e interactividad.

La digitalización es una de las características más sobresalientes de los nuevos medios, y tiene que ver con la idea en Manovich de que los medios se volvieron programables. “La digitalización es un proceso a través del cual las señales eléctricas pasan por un dominio analógico a uno binario”. Los medios adquieren un valor numérico. Toda la información que hoy circula por la Web pasa por un sistema de compresión, trátese de documentos de texto, imagen, sonidos, películas, etc. Al convertirse la información en un dato numérico, en bits, se puede combinar, mezclar y reutilizar fácilmente.

Otra de las características es la hipertextualidad, un concepto muy estudiado desde los años 90 por académicos ingleses provenientes de la crítica literaria, como George Landow, que analiza la convergencia de las nuevas tecnologías y la literatura.

Scolari, identifica a Vannevar Bush y Ted Nelson como fundadores de la comunicación hipertextual electrónica. El ingeniero matemático Bush en 1945 a través del ensayo As we may think imaginó un sistema de almacenamiento del saber humano gracias al cual cada usuario podría interconectar a gusto todo tipo de documentos para crear otros. Este sistema llamado MEMEX (MEMory EXtention), “se trataba de un dispositivo destinado al uso individual, una especie de archivo privado mecanizado en el cual se memorizaban los libros, documentos y comunicaciones, y que podía ser consultado con gran rapidez y flexibilidad” . Nelson retomó las ideas del ingeniero informático norteamericano Bush y en 1965 inventó un sistema de archivación de información universal que dio origen a la actual Internet. Su sistema lo bautizó como Xanadú. Era una especie de red mundial de enlaces entre documentos en evolución que incorporaba nuevos textos y conexiones. Esta red era la encargada de “proveer millones de documentos a millones de usuarios que en forma simultánea siguen las conexiones y las ventanas a través del cuerpo de un hipertexto en continuo crecimiento”. Para Nelson, “el pensamiento y el habla son intrínsecamente hipertextuales. En la escritura reordenamos las ideas que surgen de manera arborescente y las colocamos en la secuencia requerida por la lengua escrita” (Ortolano, 2005).

Otra de las características que plantea Scolari es la reticularidad. En la relación mediada por computadora, la reticularidad es la confluencia de flujos diversos de intercambio de información. Del modelo del broadcast (uno a muchos), que fue el modelo comunicacional de los medios tradiciones como los diarios, la radio, la televisión o el cine, los nuevos medios cambian a un modelo reticular donde los intercambios varían de muchos a muchos, de muchos a uno, de uno a uno. La reticularidad de la Web cuestiona la emisión central del modelo broadcast y fomenta en los usuarios, con su arquitectura, la confluencia de escenarios de emisión y recepción, distribución y manipulación.

En cuanto a la interactividad, según el autor, puede asumir varios sentidos. “A veces la interactividad es una respuesta reprogramada dentro de un sistema, interacciones en las comunicaciones sujeto-sujeto, e interacciones entre el sujeto y el dispositivo tecnológico” (interfaz) Retomando a Marshall McLuhan, Scolari plantea que la interactividad en el contexto de los medios digitales contribuiría a conformar a un tipo de usuario más poderoso, donde – como sostiene Eliseo Verón- los receptores se convierten en programadores . Los espectadores pueden programar porque los medios están más abiertos y se han vuelto programables, diría Manovich.

Por último, en relación a la multimedialidad o convergencia: la digitalización ha permitido la convergencia de medios y lenguajes, y combinación de imagen, sonido y texto.

Mirta Varela habla de “miscelánea multimedial” (Varela, 2009), donde lo misceláneo tiene que ver con una convivencia de “géneros y materiales de características y origen diversos”, mezcla de títulos, fotografías, textos breves y ventanas que llevan a textos más extensos, fragmentos de audio y de video.

Scolari entiende que los nuevos medios proponen un modelo comunicacional que se diferencia de la comunicación de masas, cuyas características eran la monomedialidad, el broadcast y lo analógico. Incluso el esquema clásico de emisores-receptores se transforma con los nuevos medios. Los receptores jugarán un nuevo rol más activo en la comunicación.

El título Hipermediaciones según Scolari, es más adecuado que nuevos medios. Hipermedia sería la hipertextualidad dentro de un contexto de convergencia de lenguajes y medios. Incluso más que un objeto, el autor prefiere hablar de un proceso. La hipermediación responde a los procesos de intercambio, producción y consumo simbólico que se desarrollan en un entorno caracterizado por una gran cantidad de sujetos, medios y lenguajes interconectados tecnológicamente de manera reticular entre sí.

Artículo vinculado
Narrativas hipertextuales: hacia una redefinición del concepto de hipertexto publicado por Mariel Ortolano.

Narrativas hipertextuales:

Hacia una redefinición del concepto de hipertexto
por Mariel Ortolano

nube-social-de-la-palabra-de-los-media-18870959
Cuatro son las historias. Durante el tiempo que nos queda,
Seguiremos narrándolas, transformadas
.
Jorge Luis Borges, Los cuatro ciclos.

La noción de hipertexto inspiró gran profusión de ensayos desde la década de los ochenta, algunos provenientes de la ingeniería informática y en relación con la revolución cultural originada por la irrupción de las nuevas tecnologías de la información, en cuyo contexto, hipertexto designa al texto electrónico; otras, provenientes de la teoría literaria y los estudios semiológicos, en las que el término comenzó a utilizarse para definir una de las modalidades de producción literaria, cuya acepción, sobre todo en el caso de Gerard Genette, es diferente y designa la relación entre textos literarios.

Sin embargo, en la misma época, surgen interesantes conexiones entre las corrientes teóricas que analizan la dimensión tecnológica del hipertexto, es decir, el uso del texto digital y sus implicancias, entre varias, el posible desplazamiento del texto impreso por el texto electrónico y otras preocupaciones referidas al futuro del libro; por otra parte, los estudios provenientes de la semiótica, la teoría literaria y la filosofía, que analizan la dimensión metafórica del hipertexto.

Si bien la proliferación de ensayos sobre el tema y la carencia de una definición unívoca del término generó cierto caos conceptual, podría considerarse que en los últimos tiempos y, a partir de ciertos aportes teóricos que intentaremos sintetizar en el presente trabajo, el concepto de hipertexto asume la categoría de metáfora apta no sólo para caracterizar al texto digital o a cierto tipo de texto literario, sino también, en un sentido más amplio, como una noción válida para caracterizar las producciones culturales contemporáneas.

Intentaremos una redefinición del concepto de hipertexto a partir de la recapitulación del origen del término y de la revisión de las diferentes acepciones que fue asumiendo a partir del aporte de autores provenientes de diversas disciplinas, con la intención de unificar criterios que pueden ser contradictorios sólo en apariencia.

Continúa leyendo Narrativas hipertextuales:

Diversos abordajes en torno a la influencia de los medios.


La sociología anglosajona fue la disciplina que introdujo el concepto de mass communication o mass media, tan generalizado en el ámbito de las Ciencias de la Comunicación, aunque otras líneas siguen prefiriendo la denominación de Medios de Comunicación Social, dado que el término masa enfatiza la connotación de anonimato y pasividad de las audiencias que, según los últimos estudios en la materia, no se ha revelado tan pasiva en la recepción de los mensajes de los medios.

1. El enfoque filosófico:

El estudio de los problemas referentes a las comunicaciones masivas ha atravesado dificultades en cuanto a su enfoque por parte de los teóricos de la comunicación. Por un lado, lo rechazan quienes minimizan su importancia en beneficio del estudio de realidades sociales más consistentes (economía, historia, clases sociales, luchas políticas, etc). Por otro lado, cuando se le reconoce su importancia, el enfoque de la problemática de los medios se polariza en dos actitudes contrarias: o bien se atribuyen a los medios de comunicación todos los males que agobian a nuestras llamadas sociedades de consumo, desde el adoctrinamiento sistemático de las conciencias hasta la vulgarización y la banalización de la vida cotidiana y de las mentes del público, o bien, en el extremo opuesto, se considera a los medios como instrumento de sensibilización de la inteligencia de los usuarios y se magnifica el poder transformador de su tecnología. Este debate entre corrientes teóricas de pensamiento que analizan los efectos de los medios fue sistematizado por Umberto Eco en su trabajo Apocalíticos e Integrados de 1964. Básicamente se refiere al alineamiento de la crítica en dos corrientes: la iniciada por los pensadores de la Escuela de Frankfurt, de raíz marxista y la iniciada por el filósofo canadiense Marshall McLuhan.
Continúa leyendo Diversos abordajes en torno a la influencia de los medios.

Los aportes de la escuela de Frankfurt

por Mariel Ortolano


La Perspectiva crítica

Conformada entre los años 1924 y 1932, esta escuela de pensamiento continúa la línea crítica que se inicia en Europa con la Ilustración y que caracteriza en definitiva al pensamiento europeo: la fuente del filosofar es más la incredulidad que el asombro. En el contexto del surgimiento del nazismo, representan la defensa de la razón a ultranza frente al avance del irracionalismo. Sus fuentes doctrinarias representadas por las teorías de Hegel, Marx y Freud establecen una perspectiva pesimista en relación con los fenómenos culturales que se asociaban en la primera parte del siglo XX a la masificación de las comunicaciones.

Desde la publicación de La industria cultural (1947) el análisis de los fenómenos ideológicos en relación con la institucionalización económica y cultural de los medios es su principal objeto de estudio y, por consiguiente, los efectos de las industrias culturales sobre el público.

El concepto de industria cultural que introdujeron Adorno y Horkheimer por primera vez en La dialéctica de Iluminismo reemplaza el concepto de “cultura de masas” (la elección del término tiene como finalidad evitar malentendidos en torno a su enfoque: su obra no implica una crítica a la cultura de masas entendida como cultura popular, es decir, la cultura surgida de las propias clases populares, sino para definir lo que hoy más genéricamente podemos denominar cultura mediática: la cultura producida y difundida por los medios masivos de comunicación).
Continúa leyendo Los aportes de la escuela de Frankfurt