La narrativización de la información y el auge de los casos

por Mariel Ortolano

En su libro La marca de la bestia. Identificación, desigualdades e infoentretenimiento en la sociedad contemporánea (Norma, 1999), Aníbal Ford analiza de qué modo fue variando la agenda de los medios en las últimas décadas- En el capítulo 1: “La narración de la agenda o las mediaciones de los problemas globales” realiza una reflexión sobre cómo el sufrimiento humano se ha convertido en la materia prima del llamado infoentretenimiento (la diversas formas de hibridación que los tradicionales géneros periodísticos han ido desarrollando a partir de la fusión con modalidades del espectáculo ficcional y de entretenimiento). El autor analiza las implicancias que este tipo de producción puede involucrar a nivel social, sobre todo, cuando se considera la construcción de un “otro” cultural (minorías sociales, étnicas, de género, etc) bajo la tónica del grotesco o de la amenaza si se tiene en cuenta que esa construcción subjetiva que hacen los medios a partir del imaginario social recoge prejuicios que los grupos sociales dominantes (los que tienen la capacidad de ejercer el poder de la palabra) sustentan en torno a los sectores más deprimidos de la sociedad.

Entre los factores que analiza Ford en este trabajo señalamos algunos:

La crisis del periodismo gráfico y el auge de los formatos híbridos

Si se compara la totalidad de la tirada de los diarios con los millones de espectadores que atrapan la televisión e internet, puede observarse que la conformación de la agenda ha variado de acuerdo con estos cambios comunicacionales: la radio, la televisión, Internet adquirieron importancia en la construcción de las agendas, a la vez que se constata una pérdida de masa de lectura que padecen los diarios. Esta variación en relación con el protagonismo de los diarios en cuanto a la construcción del temario mediático puede atribuirse también a otros motivos. En realidad, todavía hoy, el periodismo no encontró formas eficientes para comunicar a los lectores no especializados ciertos temas considerados como las zonas duras de la información, es el caso de los temas económicos y financieros, conceptos que se presentan como opacos y difíciles para los grandes públicos. Las noticias que remiten a la violencia pasaron a constituir una tendencia en crecimiento y desbordaron los límites de las secciones policiales para integrar la agenda global. Según Aníbal Ford , es como si la vieja estrategia del periodismo popular se hubiese extendido a todos los medios.
Hay temas de la agenda que desbordan la estructura tradicional de la información e ingresan en la opinión pública y el imaginario social a través de géneros no solamente informativos, sino también de géneros híbridos que surgen de la fusión de la información con modalidades de enunciación propias de los géneros de ficción o de entretenimiento. La aparición del sufrimiento, de lo trágico, la impunidad o la corrupción, los detalles crueles sobre las injusticias sociales, se transforman en materia de infoentretenimiento. Esos géneros alcanzaron una expresión máxima en la conformación de géneros híbridos como el magazine, el talk-show y el reality-show. Para Ford, sin embargo, el tratamiento que los medios hacen de la violencia no es la causa de la violencia actual: es la estructura social la que engendra violencia y los medios no hacen más que reflejarla, quizás de un modo cínico, oportunista (La observación que Ford hace en torno a la cuestión de los medios y la violencia es interesante para quienes elijan este tema como problema de investigación: no concibe a los medios como provocadores de violencia _ver Bourdieu o perspectiva crítica_, pero sí los responsabiliza por el negocio que realizan en base a los males sociales (fíjense que ésta no sería la postura de Eliseo Verón, por ejemplo, quien varias veces enfatizó la idea de un contrato de lectura, es decir, la noción de que la responsabilidad de la construcción de la realidad social es compartida por los medios y la gente)

La violencia al tope de la agenda mediática: la construcción del otro cultural

En las últimas clases mencionamos cómo algunos programas construyen la llamada realidad social argentina. Desde la ficcionalización que realizan los noticieros de la simple crónica de sucesos hasta las sofisticadas ediciones de TVR o la fusión del documental y la serie policial en Policía en acción, coincidimos en que la violencia, actualmente el tema que encabeza la agenda mediática, y las diversas formas del sufrimiento social (precariedad de vida, formas menores de la delincuencia) reciben un tratamiento estetizante (a través de un tratamiento del lenguaje audiovisual afín al utilizado en la narración ficticia, al modo de programa No matarás conducido por maría Laura Santillán), ficcional (aún en los noticieros, al modo del melodrama tradicional o del policial de suspenso), humorístico (ver el efecto que produce el tratamiento del caso real a través del filtro del lenguaje audiovisual en Policía en acción; recuerden que el humor se basa siempre en el contraste: ante la realidad patética de la marginalidad en la provincia de Buenos Aires, la actitud “civilizada” de los policías, su lenguaje ritualizado induce una lectura distante. Los contrastes están enfatizados por la edición que yuxtapone situaciones y actitudes contradictorias como recurso generador de comicidad.

La narrativización de la agenda: el auge del caso policial

Ford analiza cómo en los últimos años los formatos narrativos en la información se incrementaron al mismo tiempo que decrecieron los argumentativos y el incremento de lo individual o microestructural en relación con lo colectivo o macroestructural en la cultura contemporánea; esta tendencia se observa a partir de ciertas constantes:

a- El crecimiento de las secciones de información general en los diarios y también de su lectura; el decrecimiento de la lectura de las secciones de política nacional e internacional y economía.

b- La sucesión de casos que conmocionaron a la opinión pública y generaron mayor debate y continuidad en los medios que otros temas planteados desde el Estado o la sociedad civil.

c- El surgimiento y el éxito de géneros o subgéneros fundamentalmente televisivos estructurados a partir de casos reales (reality-shows, talk-shows, series o unitarios que narrativizan casos policiales, docudramas-documentales con formato de juicio oral o noticiero)

Según Aníbal Ford, este crecimiento de lo que podría llamarse una nueva forma de non-fiction o infoentretenimiento en los medios periodísticos y audio visuales puede asociarse a ciertos cambios socioculturales:

1- El desdibujamiento entre los límites de lo privado y lo público y el avance sobre la privacidad no sólo de los medios sino de los diversos sistemas de control social.

2- La necesidad de aumentar la credibilidad en los medios a través de información individualizada y aparentemente constatable.

3- La contaminación de la información con los comentarios (opinión) y también con la ficción.

El autor postula que esta tendencia se debe a la oscuridad de las informaciones y opiniones vertidas desde la zona política y económica y también a la suspicacia que despertaron en la opinión pública. Su tesis se apoya en que estas zonas se articularon tradicionalmente sobre las categorías de la modernidad y del capitalismo industrial, ambos en crisis. En este contexto, la preferencia por el seguimiento del caso individual podría estar funcionando como entrada de conocimiento en nuevas formas y conflictos sociales (no olvidemos que la crisis de la política, el descreimiento gradual de los valores sobre los que se sustentaba la modernidad, vuelcan el interés del individuo hacia la única estructura que lo sostiene: su propio yo, más concretamente: su cuerpo, la atención que le merece y la amenaza posible sobre su integridad).

Así como hasta hace una década la entrevista como género periodístico acaparaba la conversación social en el contexto del programa periodístico (con columnistas, debates, investigación, etc), hoy en día la atención se centra en la narración de casos que adquieren connotaciones literarias. La construcción de casos a partir de acontecimientos que impactaron a la opinión pública es el principal alimento de la agenda mediática, en consonancia tal vez con un imaginario social centrado en el valor del individuo por sobre el valor de la comunidad (aquí señala Ford el predominio de lo microestructural por sobre lo macroestructural).

El caso como ejemplo de una serie adquiere su peso a partir de una larga tradición histórica (de hecho el análisis de casos sigue siendo uno de los métodos más importantes en las Ciencia Sociales), pero, de entre todas las modalidades del caso, la crónica policial encabeza el temario de los medios en la actualidad: historias de vida, sobre todo si involucran asesinatos, secretos familiares, relaciones oscuras entre aristócratas y marginales, el drama cotidiano de la pobreza o el escándalo de las estrellas que caen desde lo más alto de la fama. Particularmente, ciertos casos policiales, por ejemplo, pueden provocar una masa mayor de discusión pública y de persistencia en los medios que las temáticas relativas a las instituciones u otros hechos relacionados con la sociedad civil. En la narración de un caso intervienen los saberes propios de cada cultura: se narra un caso para mostrar aspectos incomprensibles o paradojales de la naturaleza humana, para explicar el origen y los hábitos de los hombres, para enseñar, jugar o entretener; pero, más allá de los propósitos del relato en cada situación comunicativa, la narración del caso tiene históricamente una fuerte conexión con el discurso didáctico o moralizante y, por lo tanto, presenta un valor ideológico.

Crónica policial y crónica literaria

El auge del caso policial se explica en gran medida por su vinculación con la crónica policial literaria e indudablemente en la aplicación de la teoría de la unidad de efecto planteada por el escritor norteamericano Edgar Allan Poe, a quien se reconoce como creador del género. El manejo de los hilos de la trama de modo que el suspenso se mantenga hasta el párrafo final asociada al ejercicio de investigación deductiva y racional aplicada por el detective (a partir del Dupin de Poe se perfeccionan las figuras de Sherlock Holmes de Conan Doyle y de Hercules Poirot de Agatha Christie en la literatura inglesa, continuados por la versiones más oscuras del detective de la novela negra norteamericana). Hacia mediados del siglo XX la narrativa policial literaria se fusiona con la periodística en una modalidad híbrida que anticipa el modo de construcción actual de la crónica policial, con un antecedente importante en la obra de Rodolfo Walsh (Operación Masacre) y de los norteamericanos Norman Mailer y Truman Capote.

Las vinculaciones entre policial periodístico y literario podrían ser el origen de una monografía para nuestro curso. Al respecto les sugiero la lectura del trabajo de Daniel Link: La literatura policial: de Poe al caso Giubileo, que compila varios ensayos en torno al tema y propone un corpus de análisis en torno al caso irresuelto de la desaparición de la médica en un neuropsiquiátrico de la provincia de Buenos aires.

El caso María Soledad

El caso de María Soledad Morales (la joven violada y asesinada en Catamarca) es el punto de partida de un análisis muy interesante en torno a la construcción que los medios gráficos, sobre todo los medios locales, realizaron en base al imaginario colectivo (ver Teoría de los discursos sociales- Verón, 1987). El corpus seleccionado muestra claramente cómo a partir de las crónicas periodísticas de tono informativo que se produjeron en los primeros días, la secuencia va prolongándose ya con visos de crónica literaria, en base al impacto social despertado por el caso y sus efectos visibles. Las marchas del silencio organizadas por la madre de la víctima y la religiosa Marta Pelloni fueron el inicio de un proceso que condujo al cuestionamiento de la estructura patriarcal propia de la sociedad catamarqueña. El material recabado señala cómo, desde la enunciación, los diarios recogían los mitos presentes en el imaginario colectivo de ese pueblo; la construcción discursiva de la víctima con connotaciones de santa y de prostituta revelan las oscilaciones que las sociedades actuales mantienen en torno a la femineidad asociada a la masculinidad en torno a tres factores atávicos: sexo, dinero y poder.

Si bien el caso se cerró con el castigo a los culpables (el hijo de un diputado, miembro de la familia más poderosa de la provincia, fue preso algunos años) la observación de Ford es que un caso en sí no conduce a la reflexión sobre la falla estructural de una sociedad y mucho menos a la solución o eliminación de los males e injusticias subyacentes (para esto último, no solo un caso sino todo un sistema debería ponerse en cuestión). En definitiva, el desarrollo de la información a partir de casos es uno más de los índices que dan cuenta de la crisis de las instituciones en la sociedad contemporánea.

Sugiero a modo de aplicación y verificación de la vigencia de las variables de análisis que propone Ford la selección de un corpus (gráfico o audiovisual ) relacionado con casos que hayan impactado la opinión pública en los últimos tiempos. Seguramente podrán observar algunas similitudes (Dalmasso, García Belzunce, Bloomberg). Me parece muy interesante la observación de que los casos que verdaderamente impactan en la sociedad argentina (de entre todos aquellos que involucran sucesos trágicos) se construyen en base a la causa que las madres (y los padres, en menor medida) generan a partir del reclamo de justicia para con sus hijos abusados, muertos o desaparecidos. Lo seguiremos conversando a lo largo de las próximas clases.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s