Los formatos discursivos: descripción, narración, exposición, argumentación.

 

Además de un reconocimiento amplio de los géneros discursivos, la producción académica supone el reconocimiento de formatos discursivos básicos, cuya producción se alterna en la escritura de un mismo texto, según la finalidad perseguida, a saber:

a. La información/ exposición: el informar supone esencialmente una reducción de la subjetividad de quien enuncia (no incluye opiniones o creencias sin fundamento; desde el punto de vista estilístico, el modo verbal que opera como eje es el indicativo y se evita el recurso de la adjetivación de tipo axiológico o moralizante. Las frases tienden a la brevedad; no se incluyen incisos extensos que puedan desviar la atención de la exposición de los temas centrales). El texto expositivo puede centrarse en la descripción de un fenómeno, por medio de la definición, caracterización, enumeración, ejemplificación o comparación; en el desarrollo de una idea, por medio de la secuencia, proceso, relación de componentes, inducción o deducción; y en el análisis de un problema, por medio de la clasificación o analogía. Entre los textos expositivos podemos ubicar algunos tipos de ensayos, textos pedagógicos, didácticos y científicos, artículos, reseñas e informes.

b. La narración: es el relato de acontecimientos que se desarrollan en el tiempo y se presentan con un orden lógico y cronológico. En ocasiones, ese orden se altera deliberadamente con finalidad estética. Una narración puede incluir la descripción, es decir, la caracterización de objetos, espacios, problemas, situaciones; los tiempos verbales viran al uso del presente o del pretérito imperfecto

c. La argumentación: es la exposición y defensa de ideas mediante fundamentos que implican una concatenación de juicios y razonamientos. Se trataría de aquellos textos que aportan pruebas para intentar convencer de un determinado punto de vista o para afirmar la validez de una opinión. En este texto se busca adhesión del lector a la tesis, y para ello se utilizan la sustentación y la demostración.

Las producciones académicas se caracterizan por el uso del discurso informativo-expositivo (la base del informe, en que se recopilan datos que se exponen con cierto orden y objetividad) y el discurso argumentativo que está destinado a la exposición de ideas y el planteo de las discusiones posibles en torno al tema abordado, la confrontación de los fundamentos a favor y en contra de las afirmaciones enunciadas, para arribar finalmente a conclusiones coherentes con las ideas expuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s